La pelvis que cambia la historia

 imagen

 Comparación entre la pelvis de Lucy (izquierda) con la encontrada en Gona (centro) y la de un humano moderno (derecha). (Foto: ‘Science’)

Gracias a un análisis de una pelvis de una mujer encontrada en el año 2000 se revela que el “Homo erectus” no era alto y ágil como se pensaba, sino que era corpulento y de baja estatura. Esta pelvis aportó muchos datos a lo que ya sabemos, o creíamos saber sobre el “Homo erectus”.

Se sabe que las crías se desarrollaban muy lentamente, pero que nacían con el cerebro muy desarrollado y mucho más espabilados que los niños actuales.

Las especulaciones que había sobre el “Homo erectus” se deben a los restos encontrados en Kenia, el famoso niño de Turkana, que corresponden a los de un varón de 11 años de edad. Gracias a estos restos se determinó el aspecto de la especie, que correspondía a un hombre larguirucho y ágil.

Tampoco se pueden descartar teorías de que los restos pertenezcan a dos especies diferentes o simplemente que esto de deba al dimorfismo sexual (diferencia del tamaño de hembras y machos) que podría reflejar esta nueva pelvis.

Creeis que estas teorías son probables? Cual pensais que es la que mejor encaja?

Fuente | El Mundo

Esta entrada foi publicada en DISE POR AÍ... e etiquetada , . Garda o enlace permanente.

2 Responses to La pelvis que cambia la historia

  1. la profe di:

    Las pruebas fósiles son muy aclaradoras. Lo apasionante de la Ciencia es precisamente que todo se puede poner en entredicho si disponemos de pruebas que lo refuten

  2. Andrés di:

    Para estar seguros de los cambios, habrá que encontrar muchos más restos para poder compararlos y sacar conclusiones.
    Otra cosa, un homo erectus de 11 años, posiblemente no era un niño si lo comparamos con su esperanza de vida.

Deixa unha resposta