Primer problema: Muestra mínima de ADN

La tecnología del ADN fue utilizada por primera vez como método de identificación genética en el campo forense. En la actualidad y tras un largo periodo de investigación, dicha tecnología se ha convertido en una herramienta imprescindible en el análisis de indicios bológicos de interés criminal.  La posibilidad de extraer material genético de, teóricamente, cualquier indicio biológico , nos ha permitido obtener, en una gran proporción de casos, una información muy precisa acerca de la identidad genética del individuo. El problema comienza cuadno la muestra es tan pequeña que no puede ser usada para ninguna prueba o no para todas las necesarias. Aqui entra el desarrollo de las técnicas de amplificación génica (PCR: Polymerase Chain Reaction o Reacción en Cadena de la Polimerasa) y su aplicación a la genética forense, se han conseguido resultados óptimos, a partir de vestigios con cantidades mínimas de ADN (del orden de microgramos) o con el ADN muy degradado.Esta técnica permite amplificar (término usado para”multiplicar”) el ADN de cantidades mínimas a miles de veces más grandes para permitir un mejor uso en las pruebas.

Pasos:

1.Desnaturalización: separación de las dos cadenas “gemelas” de ADN.

2.Apareamiento: a cada una de las cadenas se les añade un “ristra” de nucleótidos (oligonucleótidos o primers) para su reproducción.

3.Extensión: Se extiende un enzima sobre los primers para sintetizarlos con la cadena.

Así será la primera cadena de ADN qe teníamos hasta, exactamente el doble de su longitud inicial. Podemos repetir este proceso tantas veces como queramos.

imagen

 Os dejo un enlace para ampliar información.

Esta entrada foi publicada en CSI. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta