De aquí al Infierno, un paso.

  Imaginaos esta escena. Es invierno, llueve muchísimo, tanto que parece que haya un congreso de tormentas sobre vuestras cabezas, y hace un frío de tres pares de narices. Además, estáis en mitad de la calle sin paraguas y vestidos con una triste chaquetilla de tela. En ese momento pensaríais, “¡rayos y centellas, qué frío hace! Ojalá estuviera en un lugar más caluroso”. Si estabais pensando esto, aceptar el pequeño consejo que os menciono a continuación. ¡Ni se os ocurra ir a WASP-12b!

    Unos cuantos, mas bien la mayoría de vosotros, os estaréis preguntando qué es WASP-12b. Pues bien, la respuesta es simple, es un planeta. Pero no creáis que es uno cualquiera, sino que es el planeta con mayor temperatura conocido hasta la fecha. Nada más y nada menos que 2250 grados centígrados. Es un gigante gaseoso, como Júpiter, aunque más pequeño (1’5 veces). El por qué de sus altas temperaturas, pues que se encuentra bastante, que digo bastante, muy cerca de su estrella. Para que os hagáis una idea de lo cercano que está a esta (que por cierto, se llama WASP-12), tarda tan solo un día en orbitarla.

    Así que, la próxima vez que vayáis a iros de viaje a algún sitio caluroso, elegir un lugar un poco menos sofocante que este, como las Canarias, en las que, por cierto, su instituto astrofísico colaboro con este descubrimiento. Por último, solo decir que, ahora, lógicamente, el anterior planeta más caluroso (HD149026b) pasa a ser el segundo. Pobrecillo, a nadie le gusta ser el segundón.

Aquí está una reproducción del planeta y la estrella:

imagen

Esta entrada foi publicada en Astronomía. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta