¿Nosotros chimpancés?

Científicos afirmaron, al encontrar el esqueleto de un homínido de hace más de 4,4 millones de años al que llamaron Ardy, que los seres humanos no descendemos de los primates. Se estudiaron las características del fósil y se descubrió que las extremidades de Ardi y sus congéneres no se parecen a las de chimpancés o gorilas, sino que se parecen a las de los simios, o incluso a la de los monos. Los resultados de las investigaciones realizadas a Andy revelan que los homínidos y los simios africanos siguieron diferentes tipos de evolución y que no podemos considerar a los chimpancés como próximos a nuestro último antepasado común. La única forma de resolver nuestra duda es encontrar los restos de ese último ancestro común entre homínidos y simios antes de que sus líneas evolutivas se separaran y se fuera cada una por su lado. 

imagen

Fuente:  http://spanish.china.org.cn/science/txt/2009-10/12/content_18687800.htm

Esta entrada foi publicada en Vida e evolución e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta