Una mutación genética dio a los humanos el don del habla

imagen

Hace millones de años la transformación de un gen (FOXP2), permitió al hombre comunicarse verbalmente, lo q supuso un gran avance cultural de la especie y la aparición de civilizaciones.Este gen se compone de dos aminoácidos que al mutarse desencadenaron una serie de cambios q dieron lugar al desarrollo de una compleja comunicación verbal.Aunque la estructura proteínica del gen es «evolutivamente estable» (su aspecto bajo el microscopio es muy parecido entre distintas especies con antepasados comunes), las mutaciones encontradas sólo se dan entre nosotros.Geschwind ha demostrado en laboratorio q estos aminoácidos no solo influyen en la función motora del cerebro sino tambien en la forma del cráneo, la cara y la garganta, lo que indica que este gen permitió el habla estimulando los cambios necesarios tanto a nivel neuronal como físico. FOXP2 se manifiesta en el proceso enbrionario en áreas directamente relacionadas con el habla y otras capacidades situadas en el córtex frontal. Pero, ¿cuándo apareció la capacidad de hablar? Los paleoantropólogos creen que desde las primeras pinturas rupestres , pinturas rudimentarias echas hace 75.000 y 50.000. Sin embargo, la mutación de FOXP2 pudo producirse mucho antes, entre hace siete y cuatro millones de años, cuando se produjo la división de  la rama evolutiva que separa a hombre y chimpancé.Este gen fue relacionado con la capacidad de comunicarse verbalmente por primera vez cuando se estudió genéticamente a una familia que presentaba trastornos motores y del habla. Los análisis demostraron que carecían del gen. Muestra de ello es que, mientras una persona domina unos 10.000 vocablos, un chimpancé alcanza a comprender apenas 300. Este mismo gen permitió además determinar que los extintos neandertales, la especie más cercana al hombre, poseía el don del habla.

Fuentes: http://noticias.lainformacion.com/salud/genetica/una-mutacion-genetica-dio-a-los-humanos-el-don-del-habla_eie8xMYPCC8WefuXd959w6/

Esta entrada foi publicada en Revistas científicas, Sen clasificar e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta