La depresión tiene cura

 imagen

 

Hasta hora la depresión se había tratado con terapias psicológicas o con medicamentos, algo agresivos, con numerosos efectos secundarios para nuestra salud. Pues bien, se podría decir que esto ha cambiado y que existe una manera menos subversiva de curar dicha enfermedad.

Esto es así gracias  a los estudios de expertos en el tema del cerebro como Marcus E. Raichle quien ha participado en estudios sobre la depresión y que se han podido llevar a cabo gracias a la utilización de nuevas técnicas como la imagen por resonancia magnética funcional (fMRI) que permite mirar el cerebro mientras trabaja.

En este estudio se busco alguna anormalidad en el cerebro de gente deprimida y se halló una zona pequeñísima, relacionada con las emociones, que consumía menos glucosa de lo que debía. Más tarde, en autopsias a gente que sufrió depresión, se vio que esa área se había reducido y que carecía incluso de células específicas.

Además un neurocirujano canadiense y un neurólogo norteamericano ya han experimentado con estos datos. Pensaron que si introducían electrones en esa zona, podrían generar alguna reacción, y así fue, al activar los electrones en la mayoria de los voluntarios la depresión se “desactivó”.

Quizá no tendríamos que hacer todo esto si fuésemos capaces de realizar aquello que nos sugería Buda, hace algo más de dos mil años, y renunciar a muchos de nuestros deseos de todo tipo que su incumplimiento nos impide la infelicidad y esto nos empuja a la depresión o lo que es lo mismo, rediseñar nuestra tabla de compromisos que nos aconsejan los científicos de hoy en día.

XL SEMANAL , EL PAÍS, (del 10 al 16 de enero de 2010, Nº 1159).

Esta entrada foi publicada en Prensa e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta