Obesidad: ¿hasta qué punto somos responsables?

imagenLa obesidad es una enfermedad caracterizada por una gran acumulación de tejido adiposo en el cuerpo humano. Puede deberse a causas genéticas, ambientales o psicológicas.

De este modo, pueden existir alteraciones en un determinado gen que provoquen obesidad. La razón es que se producen mutaciones en genes que controlan los órganos implicados en la ingesta de alimentos. Se han descrito alteraciones en el gen de la leptina (hormona producida por la grasa), y en otros implicados en la actuación de la melanocortina (molécula que inhibe la ingesta alimenticia), todas ellas relacionadas con casos de obesidad.

En realidad, la obesidad casi nunca está originada por alteraciones monogénicas como las anteriores, (son sólo un 5% de los casos), sino que se trata de modificaciones en varios genes, los cuales todavía no se conocen. Sí se han localizado varios locus o posición de un gen relacionados con la enfermedad. Los tratamientos para ayudar a su prevención sólo pueden ser suministrados en casos de alteraciones monogénicas, por lo que habrá que seguir investigando.

Otra hipótesis, es la del “gen ahorrador”, que postula que cierta población puede ser más propensa a acumular grasa, ya que en la antigüedad, algunos grupos étnicos se abastecían de alimentos en periodos de abundancia para no pasar hambre en otros más escasos. Este hábito se habría convertido en una ventaja evolutiva.

Fuentes: http://www.avpap.org/documentos/donostia2004/geneticayobesidad.htm

http://www.plataforma.uchile.cl/fg/semestre2/_2002/nutricion/modulo1/clase4/texto/power.htm

Esta entrada foi publicada en Vivir ben e mellor. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta