El CO2 no está sólo

 imagen  A pesar de que nuestra preocupación por el cambio climático se centra en la emisión de CO2 a  la atmósfera, existe un gas mucho más peligroso, generador de efecto invernadero: el metano (CH4). Este gas de efecto invernadero es 25 veces más potente que el dióxido de carbono.
Pero el CO2 y el CH4 guardan relación. La emisión de CO2 provoca un aumento de la temperatura global que a su vez desencadena la fusión de las nieves perpetuas de lugares como la Siberia ártica, en la que se ha detectado un depósito de metano de 50.000 millones de toneladas únicamente en sus lagos. Si estos hielos se fundiesen, todo el metano se liberaría a la atmósfera agravando el calentamiento global. Por lo tanto, es imprescindible frenar la emisión de gases de efecto invernadero para evitar este problema, ya que de lo contrario empeoraremos aún más la situación.
Fuente: Revista National Geographic Diciembre 2009

imagen imagen

Esta entrada foi publicada en Cambio climático e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta