Arterioesclerosis: la más padecida.

Consiste en el endurecimiento de las arterias, y se dá principalmente en la arteria aorta y las arterias de gran y mediano calibre.

Se trata de lo científicamente denominado “desarrollo de placas de ateroma”, que consiste en la acumulación de placas en las paredes arteriales formadas por lípidos ( como el colesterol) y células inflamatorias, que penetran desde la sangre al interior de la pared arterial. Una vez dentro, las células inflamatorias se “juntan” con el colesterol, formando células espumosas, que provocan una serie de cambios que terminan en la formación de tejido fibroso en las arterias. Al final la placa está compuesta por una serie de elementos que llevan a el endurecimiento de la pared arterial.

imagenGenéticamente, se conocen varias alteraciones genéticas que propician su aparición, y sí es cierto que personas con familiares que han sufrido la enfermedad tendrán posibilidades de padecerla ellos también.

Los factores de riesgo principales son la hipertensión arterial (cifras superiores a 139/89 mmHg), el tabaquismo y la hipercolesterolemia principalmente, además de la obesidad, la menopausia, etc.

Las consecuencias de dicha endermedad van desde sufrir trombos por el estrechamiento de las arterias y la dificultad de flujo sanguíneo, hasta casos en que la obstrucción es completa, y la falta total de sangre provoca la muerte de una parte del órgano afectado (infarto).

Fuentes:

Clínica Universidad de Navarra

Salud. com

Imágen: dietaspr.com

Esta entrada foi publicada en Sen clasificar, Tarefas e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta