Trasplante de un corazón de mono a una niña recién nacida

En California, Baby Fae, nació con una serie de problemas en el corazón. Este comenzó a desestabilizarse y no respondía ni a los masajes cardíacos. Tuvieron que hacerle un trasplante por un corazón de mono. Este estuvo latiendo durante 3 semanas y luego falleció. El corazón era de un mandril hembra, de 10 meses y de tres kilos y medio de peso.

Los médicos decían que la niña podía llegar a los 21 años sin necesitar otro trasplante pero los riñones comenzaron a fallar, debido a la gran cantidad de droga que se le administro para que no rechazara el corazón. Por ello, la tuvieron que conectar a un riñón artificial.

El jefe del departamento de cirujia cardiovascular infantil calificó el trasplante de Baby Fae como “un experimento humano y científico único que ha abierto nuevos caminos para la medicina”. Lo más significativo fue la respuesta del corazón de Baby Fae ya que parecía que lo hubiese recibido de una persona humana. De momento, solo se han hecho 4 trasplantes de este tipo, los cuales fracasaron. Pero esta es la primera vez que se realiza con un bebé.Baby Fae nació con un defecto congénito llamado síndrome hipoplástico. Esto quiere decir que, el ventrículo izquierdo no se había desarrollado y tenía defectos en las válvulas coronarias y en la aorta. La intervención consiste en reconducir las arterias para que la parte derecha del corazón pueda realizar las funciones del ventrículo izquierdo.

imagen

El País, 17/11/1984

Esta entrada foi publicada en HEMEROTECA, Prensa. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta