Hemofilia

Enfermedad ligada al cromosoma X que se debe a la falta de uno de los trece factores de coagulación. La carencia de uno de estos factores provoca que la velocidad de coagulación sea menor y que si el tapón llega a formarse, sea con menos resistencia. Por esto los hemofílicos graves pueden llegar a morir por culpa de una herida ínfima.

imagen

Encontramos tres tipos de hemofilia (A, B y C) que se caracterizan por el factor de coagulación que falta en cada tipo de la enfermedad.

Los síntomas mas destacados de esta enfermedad son la hemartrosis y el sangrado prolongado espontáneo. La hemartrosis consiste en un sangrado intraauricular que suele actuar sobre las articulaciones de un solo eje. Cuando esto se repite varias veces en una articulación puede originar una deformidad y una atrofia muscular con el nombre de Artropatía hemofílica.

La hemofilia se trata introduciendo, por vía intravenosa, los factores de coagulación que faltan para que esta se dé de forma correcta. También se cuenta con una serie de métodos desarrollados por la fisioterapia para evitar lesiones. A pesar de todo lo que ya se sabe, queda mucho por avanzar en el tratamiento de esta enfermedad.

Fuente: Wikipedia

Esta entrada foi publicada en Tarefas. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta