Pruebas de la alergia

Estas pruebas sirven para identificar posibles alergias a determinadas sustancias. Hay varios tipos:

 

  •  

             El Prick-test. Antes de esta prueba se limpia el brazo con un poco de alcohol. Consiste en introducir una pequeña cantidad de alérgeno (sustancia que puede causar una reacción alérgica: polen de determinadas plantas, proteínas de animales, ácaros, etc) en la piel del antebrazo a través de un pequeño pinchazo. Si da reacción, suele causar un enrojecimiento e inflamación en la piel, significa que esa persona sí tiene alergia a esa sustancia. Esta inflamación se debe a que las personas con alergia presentan un anticuerpo (inmunoglobulina) que se encuentra unido a un tipo de células (mastocitos y basófilos) y al entrar en contacto con el alergeno las activa, por lo que liberan unas sustancias químicas responsables del enrojecimiento y la irritación. En las pruebas, la inflamación sólo tiene lugar en los puntos donde se inyectó la sustancia a la que se tiene alergia. Si no se produce ninguna alteración quiere decir que no se tiene alergia. Los resultados se producen rápidamente, como mucho tarda 15 minutos en reaccionar. Las posibles ronchas que se producen desaparecen al cabo de unos 30 minutos aproximadamente.                                                                                                                     imagen

imagen

imagen

  • Intradérmica. Es la inyección de una pequeña cantidad de alérgeno bajo la piel mediante una jeringuilla. Este tipo de prueba es más sensible que el método anterior. Se suele utilizar en determinadas ocasiones cuando el resultado del Prick-test es negativo.

  •        Métodos de escarificación. Se hace una pequeña herida en la piel y se pone el alérgeno en ese lugar. Actualmente no se usan mucho, prácticamente sólo se utiliza en pruebas cutáneas con alimentos.

  •  

             Pruebas de provocación. Se tratra de la administración en pequeñas cantidades del antígeno sospechoso por vía oral, inhalada u otras vías. Son poco utilizadas, únicamente cuando son alimentos o medicamentos.

  •  

             Pruebas en la sangre. Se denominan CAP y consisten en sacar sangre para analizarla. Es más costosa y su negatividad no excluye que sea alérgico. Sus resultados no están disponibles tan rápidamente como las pruebas cutáneas.Por lo general , solamente se usa en casos en los que no se puede realizar otro tipo de prueba, como en el caso de los pacientes que toman determinados medicamentos que no pueden suspender o aquellos en los cuales la condición de su piel puede interferir con una prueba cutánea.

  •  

             Pruebas del parche. Se pone la sustancia sospechosa durante 2 o 3 días en contacto con la piel del paciente. Si al cabo de ese tiempo aparece localmente lesionada, se considera positiva. Se utilizan, por ejemplo, en el caso de la dermatitis de contacto.

¿Cómo saber si es necesario realizarlas?

Cualquier persona que presente síntomas respiratorios (congestión nasal, tos irritativa, respiración sibilante, pitos en el pecho), síntomas en la piel o anafilaxis (reacciones alérgicas acompañadas de mareos o pérdiada del conocimiento) debe consultar con su médico, el cual determinará si es necesario realizar las pruebas oportunas para confirmar la alergia o , si por el contrario no.

imagen

 

Marina Araujo Fernández – Miranda

Esta entrada foi publicada en Recursos. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta