COMPLEJO DE ADONIS: LA VIGOREXIA

LA ADICCIÓN AL GIMNASIO

HarrisonGpope.jpgEl grupo dirigido por el psiquiatra Harrison G. Pope del Hospital McLean (Belmont, EE.UU) acuñó este término (todavía no está reconocida como enfermedad por la comunidad médica internacional) tras estudiar una muestra vigorexia.jpgsignificativa de los nueve millones de americanos que frecuentan los gimnasios. Según sus datos, en torno a un millón podría estar afectados de un desorden emocional que les impide verse como en realidad son. Por más entrenamiento que realicen, o musculatura que consigan siempre se ven débiles, enclenques y carentes de cualquier atractivo físico.

 SINTOMAS

vigorexia2.jpgSegún estos estudios, este desorden emocional puede evolucionar a un cuadro obsesivo-convulsivo que hace que los afectados se sientan fracasados, abandonen todas sus actividades sociales e incluso laborales para entrenar sin descanso. Fácilmente comienzan a consumir dietas desequilibradas, ricas en proteínas para, en teoría, favorecer la hipermusculación.  Poco a poco empiezan a interesarse por los “beneficios” de anabolizantes, hormonas del crecimiento, y demás productos dopantes llegando a invertir grandes sumas de dinero en la adquisición de estos productos.

 La dificultad de conseguirlos obliga a recurrir al mercado negro donde aparecen productos fraudulentos, adulterados, y sin ninguna garantía sanitaria. A su vez, el gasto ocasionado por esta obsesión puede sumarse al bajo rendimiento (o incluso al fracaso laboral), poniendo en serio peligro su propia situación económica y la de su familia.

 A los problemas de aislamiento social y laboral se le suman los derivados de este ritmo de vida. Alteraciones nutricionales, metabólicas, androgenización por los anabolizantes, deformaciones óseas y problemas articulares por la vigorexia3.jpghipertrofia y el sobreesfuerzo muscular…

Los hombres son los principales afectados por la vigorexia, es una enfermedad que también afecta a las mujeres. Aunque comparte ciertos aspectos con la anorexia, la bulimia, la dismorfia corporal, y otros trastornos de la alimentación, la vigorexia tiene algunas características propias.

 

CARACTERÍSTICAS COMUNES DE LA ANOREXIA Y LA VIGOREXIA

1. Preocupación por la figura (tiranía de la báscula)
2. Autoimagen distorsionada (poco atractivos para el sexo opuesto)
3. Baja autoestima
4. Introvertidos
5. Factores socioculturales
6. Tendencia a la automedicación
7. Edad de aparición
8. Modificaciones de la dieta

 

DIFERENCIAS BÁSICAS ENTRE LA VIGOREXIA Y LA ANOREXIA

 

Anorexia

Vigorexia

Autoimagen

Obeso

débil, enclenque

Sexo del paciente

más frecuente mujer

más frecuente hombre

Automedicación

laxantes, diuréticos

Anabolizantes

 TRATAMIENTO

Aunque no cabe duda que en el desarrollo de esta enfermedad cuenta mucho los factores socioculturales (el culto al cuerpo, los cánones de belleza modernos…), también están relacionados con desequilibrios de diversos neurotransmisores del sistema nervioso central, y más concretamente de la serotonina. Por ello, se puede recurrir para el tratamiento de esta enfermedad a fármacos que actúen sobre estas sustancias. Sin embargo, la terapia fundamental es de tipo sicológico. El objetivo es modificar la conducta del sujeto, recuperando su autoestima y superando el miedo al fracaso.

 No se debe confundir con la práctica habitual de un deporte

La práctica habitual de algún deporte tiene numerosas ventajas y no debe ser confundida, ni se considera factor de riesgo para padecer la vigorexia. Los estudios realizados hablan de una incidencia relativamente baja entre los asiduos a los gimnasios y deportistas aficionados. Aunque no hay datos concluyentes en España, algunos cálculos situarían en torno a 20.000 los pacientes afectados por la vigorexia, frente a más de 700.000 afectados por la anorexia.


FUENTES

 MÁS INFORMACIÓN

 Otros videos relacionados:

 http://www.youtube.com/watch?v=HBx8CaCtoIc

http://www.youtube.com/watch?v=QafE4leHlWU

 

 

 

 

Esta entrada foi publicada en Tarefas e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta