Pericarditis.

¿Qué es la pericarditis?

La pericarditis es una enfermedad producida por la inflamación del pericardio; la capa que recubre el corazón.

¿Cuáles son las causas de la pericarditis?

En la mayoría de los casos, está provocada por complicaciones en infecciones virales, o bacterianas. Puede estar asociada también a enfermedades sistémicas como cáncer, o insuficiencia renal.

Las personas que han sufrido alguna patología cardiaca como infarto de miocardio (necrosis del músculo del corazón), o miocarditis (inflamación del miocardio) tienen mas riesgo de sufrir pericarditis.

¿Cuáles son los síntomas de la pericarditis?

Los mas fundamentales son el dolor torácico (causado por la fricción entre el pericardio inflamado y el corazón), y la dificultad respiratoria al estar acostado. Aunque también puede provocar tos seca; hinchazón de tobillos, pies y piernas; ansiedad, fatiga y fiebre.

Un detalle curioso es que hay un gesto corporal que puede indicar que se sufre de pericarditis, este es el de tomarse las costillas, agacharse, o sostener el torax, al respirar.

¿Cuáles son los signos de la pericarditis?

Son principalmente dos: Sonido característico del roce con el pericardio, en las fases de sístole y diástole coronarias. Percepción de los sonidos del corazón de forma acallada o distante (es decir, la inflamación del pericardio, “insonoriza” al corazón ante un análisis auditivo del mismo. 

¿Cuáles son las pruebas diagnósticas para detectar la pericarditis?

Para detectar si hay acumulación de líquidos en el saco pericárdico, se puede realizar un ecocardiograma o una radiografía torácica.

Para detectar la infección desde el laboratorio se puede realizar un hemocultivo.

¿Cuál es el tratamiento para la pericarditis?

Para calmar el dolor se recetan analgésicos. Para tratar la inflamación se prescriben antiinflamatorios como ibuprofeno o aspirina, y en algunos casos corticoesteroides ( o corticoides, son una variedad de hormonas del grupo de los esteroides que son producidas por la corteza de la glándulas suprarrenales. Estas sustancias pueden sintetizarse artificialmente y tienen aplicaciones terapéuticas, utilizándose principalmente debido a sus propiedades antiinflamatorias e inmunosupresoras)

¿Cuál es el pronóstico de la pericarditis?

La pericarditis, puede variar de casos sin relevancia, que se curan por si solos, o casos graves en los que ha habido complicaciones y pueden ser potencialmente mortales. Si es detectada a tiempo el resultado puede ser bueno y la recuperación de entre 2 semanas y 3 meses.


 

Esta entrada foi publicada en 1, Actividades de aula e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta