TUBERCULOSIS

 

Qué es la tuberculosis:

La tuberculosis es probablemente la enfermedad infecciosa más prevalente en el mundo.

Es una enfermedad crónica bacteriana que suele afectar los pulmones, aunque a veces también afecta a otros órganos. Su causante más importante es el bacilo de Koch.

Síntomas: 

  • Los síntomas más comunes son el cansancio intenso, malestar general, sudoración abundante especialmente por la noche, pérdida de peso y sangre en los esputos.
  • También se puede presentar como tos seca persistente con una temperatura corporal entre los 37 y 37,5 grados.
  • En ocasiones no aparece ningun sintoma.

Transmisión:

La bacteria de la tuberculosis se propaga por el aire en minúsculas gotas que expulsan las personas enfermas o que están incubando al hablar, toser o estornudar. Aún asi, normalmente es necesaria más de una exposición a los gérmenes para ser infectado.

Tratamiento:

Un buen tratamiento farmacológico reduce rapidamente la población de vacilos y con ello el riesgo de transmisión.

El tratamiento de los casos de esputo positivo debe realizarse lo antes posible.

La hospitalización no es necesaria  y debe evitarse a no ser que se trate de un caso muy grave (por ejemplo como resultado de una complicación grave) o un caso de alguien que se encuentre postrado en la cama con paraparesia grave. En el resto de los casos la enfermedad puede ser tratada perfectamente en casa.

Es necesario conocer los principio bacteriológicos de la quimioterapia de la tuberculosis para evitar errores en el tratamiento, ya que si este se lleva a cabo de forma incorrecta podría llevar al fracaso y al desarrollo de resistencia a los fármacos antibacilares.

Los fármacos que se utilizan son isoniacida (H), rifampicina (R), pirazinamida (Z), etambutol (E) y estreptomicina (S). Son considerados fármacos de primera línea en función de se eficacia y tolerabilidad.

Pero nos encontramos con ciertas dificultades:

  • Los bacilos sólo son sensibles a los fármacos bactericidas cuando están activos metabólicamente y en replicación.
  • Durante periodos indefinidos permanecen subpoblaciones de bacilos que solo se activan de modo transitorio durante lapsos muy cortos.
  • Puede haber mutantes farmacorresistentes incluso en poblaciones de bacilos que nunca han estado expuestas a los antibioticos.

Para solucionar estas dificultades deben administrarse varios fármacos simultáneamente y durante un período de tiempo suficientemente largo (6 meses).

La eficacia de los medicamentos antituberculosos dependa de la dosis, que debe realizarse de acuerdo con el peso y la edad.

Mapa:

imagen

Esta entrada foi publicada en Tarefas. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta