El Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas

    Un día llegas a tu casa, abres la puerta, dejas el abrigo y cuando entras al salón, notas que la mesa es un poco más alta que esta mañana, unas tres veces más. Vas corriendo a avisar a avisar a tu mujer, que se encuentra en el pasillo y te sorprendes viéndola del tamaño de una ardilla. Si alguna vez te ocurre esto, felicidades, tienes el Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas.

imagen

        Sí, el nombre suena a broma, pero es real. Se trata de un grave desorden neurológico, que afecta considerablemente a la percepción. Esta rara enfermedad te hace creer que las cosas son mucho más pequeñas, o mucho más grandes, denominados  Micropsia y Macropsia. Pero ahí no queda la cosa, este síndrome también puede causar despersonalizaciones y alteraciones en tiempo y espacio (ilusiones visuales). Aun así, las personas afectadas, son conscientes de que poseen esta enfermedad, aunque son tan intensas y reales, que han de centrarse para recordar cual es su verdadera medida. Los ataques, en los casos más comunes, suelen producirse tras migrañas, y su duración varía entre 5 a 60 minutos, llegando a haber casos que duran semanas, meses o, incluso, años. Imaginaos vivir siendo del tamaño de una hormiga, o grande como un edificio.

        Normalmente, las causas de esta enfermedad, provienen de tumores cerebrales, infecciones,  epilepsia o incluso por consumir algunos tipos de drogas alucinógenas. Además, los pacientes poseen un historial con bastantes migrañas, aunque se han dado casos en los que pacientes sin sufrir cefaleas, desarrollaron el síndrome de Alicia durante meses o semanas, ininterrumpidamente. Actualmente, no existe tratamiento alguno para esta enfermedad, tan solo el tiempo, siendo los ataques en mayor o menor medida y existiendo un caso en Galicia, de una niña de unos ocho años.

imagen

     Por último y como curiosidad, comentar que esta enfermedad fue descubierta en el año 1952, nombrándose como el Síndrome de Alicia, en el 1955, en honor a su creador, Lewis Carrol, del que aseguran que sufrió esta enfermedad, debido a la gran cantidad de migrañas que padecía, inspirándose en sus alucinaciones para crear esta maravillosa obra literaria. Así que, si algún día llegáis a casa y vuestro conejo a adoptado vuestra misma altura, tomaos junto al sombrerero un té a mi salud.

Esta entrada foi publicada en BIBLIOCIENCIA. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta