Una odisea a “contrarreloj” digna de reconocer.

Los científicos de la NASA, estiman que este viaje espacial duraría do años. Medio año para ir, otro medio para volver, y uno para estar allí. Sin embargo la parte más arriesgada de la operación es aterrizar (o “amartizar”) , dicho espacio de tiempo duraría unos seis segundos. Seis segundo que pueden cambiar el rumbo de la conquista del espacio, siempre y cuando se llegue a nuestro vecino “rojo”, el planeta Marte.

  1. La cabina con los tripulantes dentro se desprendería de la estación gravitacional con bastante facilidad, una vez que ya se haya separado no hay vuelta atrás .
  2. La siguiente fase sería atravesar la atmósfera de una manera simple sin que el módulo de mando se quemase. Especialistas actuales han descubierto nuevos materiales más resistentes al calor, pero la opción más extraña es el uso de la fuerza de la aerodinámica.imagen

    Con un panel desplegable de forma piramidal se consigue entrar mejor en la atmósfera. El más mínimo error puede destrozar las vidas de los tripulantes y la misión, si el módulo se dirige a un lugar desconocido de Marte la misión fracasa ya que lo más probable es que choquen.

  3. El siguiente problema, con el que los científicos se rompen la cabeza, es como tocar Marte.imagen El uso de un paracaídas que da descartado, ya que la velocidad con la que llegan al planeta y el peso del módulo rompen hasta el paracaídas más fuerte. Una imagenposibilidad más aceptable sería la del uso del “airbag” aunque también tiene sus problemas: La fuerza con la que los tripulantes serían golpeados contra el suelo causaría su desmayo y puede que su muerte.
  4. Si los tripulantes llegasen a tocar el planeta, la siguiente misión sería llegar hasta el hábitat que fue lanzado antes. Desde allí intentarían buscar indicios de vida en Marte.

Fuentes:

  • Televisión: Canal Odisea
  • Web:  http://www.innova.uned.es/ ;  http://www.astrosafor.net/
Esta entrada foi publicada en Astronomía, Universo. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta