Ría del Burgo

Estos días hemos leído en la prensa que la Xunta realizará un estudio para sanear la ría del Burgo. Este anuncio provoca las quejas de los mariscadores que exigen soluciones rápidas  y dicen que “llevan tres años como zona C”.

¿Qué es una zona C de marisqueo?

Primero debemos saber lo que es un E.coli: la Escherichia coli (o simplemente E. coli) es uno de los muchos grupos de bacterias que viven en los intestinos de los humanos sanos y en la mayoría de los animales. Esta bacteria ayuda a mantener el equilibrio de la flora intestinal normal (flora bacteriana) contra las bacterias nocivas y sintetiza o produce algunas vitaminas.Estas bacterias llegan al mar a través de los vertidos del alcantarillado. Aunque no son patógenas, su presencia en el mar es indicativa de la existencia de bacterias más peligrosas, como puede ser la salmonella.Para clasificar las zonas de producción marisquera desde el punto de vista microbiológico, se hace en función de la concentración de E.coli por cada 100 gramos de molusco.Zona A: <230 E. coli por 100 g de carne y líquido intravalvar y ausencia de salmonella. Los moluscos de estas zonas se pueden vender directamente.

Zona B: <4.600 E. coli por 100 g de carne y líquido intravalvar. Los moluscos de estas zonas, antes de su venta, deben ser sometidos a un proceso de depuración o de reinstalación en una zona A.

Zona C: <46.000 E. coli por 100 g de carne y líquido intravalvar. Los moluscos de estas zonas, antes de su venta, deben ser sometidos a una reinstalación en una zona A durante un período prolongado de tiempo.

Cuando el nivel E. coli por 100 g es mayor de 46.000 se prohíbe la extracción de los moluscos ya que no serían comestibles. Las almejas de la ría del Burgo al estar en una zona C sólo pueden ser comercializadas si se reinstalan en una zona A. En Galicia esto es  imposible, porque todo el litoral está declarado área de producción y no hay zonas A de reinstalación.

Esto nos explica el malestar de los mariscadores y el peligro de los furtivos que pueden poner en venta un producto en malas condiciones.

imagen

Esta entrada foi publicada en Con-ciencia. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta