Bermúdez de Castro

Os dejo aquí un entrevista que hemos realizado José Ramón y yo, Guillermo Seijas, al paleoantropólogo José María Bermúdez de Castro. Es licenciado en ciencias biológicas por la Universidad Complutense de Madrid y recibió el Premio Príncipe de Asturias por su trabajo en Atapuerca donde era compañero de Arsuaga. Recientemente ha escrito el libro “La evolución del talento” en el que habla de como la evolución nos ha determinado de algún modo.

¿Qué piensa usted sobre el descubrimiento del primer homínido en Atapuerca? ¿Piensa que se pudo haber descubierto en otro lugar anteriormente?
En la península Ibérica aún se tienen que descubrir muchos yacimientos tan antiguos como los de Atapuerca. Desde luego, se pudo descubrir algún homínido tan importante como el de Atapuerca en otro lugar, pero la casualidad quiso que fuera allí. También es verdad que en la Sierra de Atapuerca hay muchos yacimientos, que cubren la totalidad de la evolución humana en Europa y que antes de 1976 ya se tenían indicios de las posibilidades de Atapuerca.

-¿Cuál de las hipótesis que se barajan actualmente acerca de la desaparición del neandertal y la aparición del homo sapiens va más acorde a su modelo? Desde el trabajo en las aulas, hemos llegado a nuestra propia conclusión, pensando que fue el cambio climático, el agente que modificó al ser humano.

Tenéis razón en que los cambios climáticos siempre han sido muy importantes en la evolución humana. El surgimiento del género Homo en África fue precisamente debido al inicio de las alternancias glaciales e interglaciares, que comenzaron hace casi tres millones de años. Sin embargo, tened cuidado con los conceptos: el clima no modifica a los seres vivos. Los seres vivos tienen “recursos genéticos” para hacer frente a los cambios (por ejemplo a los climáticos) y utilizar esos recursos para adaptarse a las nuevas condiciones.
En Europa, los neandertales (Homo neanderthalensis) y los cromañones (Homo sapiens) compitieron por el territorio, como lo hacen muchas otras especies en diferentes ecosistemas. Los cromañones tuvieron mejores recursos genéticos para resistir esa competencia y ganarla. Esto no significa que neandertales y cromañones se enfrentaran de manera violenta. Es más, es posible que en casos aislados pudieran cruzarse entre ellos.

-¿Ve usted capacitado al ser humano para adaptarse al cambio climático que estamos sufriendo?

Por supuesto, los humanos actuales nos adaptaremos al cambio climático, pero gracias a la tecnología. Desde el punto de vista biológico, los cambios son tan rápidos que no tendríamos tiempo para evolucionar y desapareceríamos.

Se dice que el paso a Homo sapiens fue debido al desarrollo del cerebro pero, ¿qué cree usted que nos hace humanos?

El cerebro es la diferencia anatómica más evidente entre Homo sapiens y otros primates. Pero para que nuestro cerebro sea tan grande y complejo han sucedido varios cambios en el desarrollo. Creo que necesitaría varios días para contestar a esta pregunta tan complicada.

¿En qué proyecto está trabajando en la actualidad?

Precisamente trabajo en el crecimiento y desarrollo de los homínidos y sus consecuencias para la aparición de una mente humana.

En relación a su libro, ¿usted piensa que nuestros antecesores más próximos se veían afectados por desestabilizad emocional como lo es la depresión?

Nuestros antepasados tenían estrés, como todas las especies. El estrés es necesario para la supervivencia; pero en cantidades moderadas. El excesivo estrés es la fuente de nuestras depresiones. Nuestros antepasados tenían estrés, pero no se deprimían como nosotros.

imagen

Bermúdez de Castro

Esta entrada foi publicada en Entrevista a... e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta