Un exoplaneta devorado por su estrella

El telescopio espacial Hubble ha descubierto lo que se considera el planeta más candente y de más corta vida de la Vía Láctea.

La NASA lo ha bautizado como WASP-12b y está siendo absorbido poco a poco por su estrella madre.

Según ha explicado la NASA, el exoplaneta terminará por ser devorado en unos 10 millones de años, lo que se considera un tiempo muy corto en términos astronómicos.

El planeta es 40 veces más grande que Júpiter, se encuentra tan cerca de su sol que su movimiento de traslación es de sólo 1,1 días, la temperatura de su superficie es de más de 1,5 millones de grados centígrados y la atracción es tan enorme que ha comenzado a adoptar una forma ovoide. Debido a las enormes temperaturas ya ha comenzado a derramar parte de su material sobre la estrella.

Esta es la primera vez que se logra detectar esta transferencia de material de un planeta a una estrella.

Esto ocurre a 600 millones de años luz de la Tierra. Suponiendo que pudiésemos vivir 10 millones de años, ni viajando a la velocidad de la luz llegaríamos a tiempo de ver el final de WASP-12b.

 

imagen

El Mundo – 24/05/2010

Esta entrada foi publicada en Universo. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta